macro raro

Distancia

19.06.2002 s3r raRØ ·18·

Me gusta conducir. Mucho.

Pero lo de ir de copiloto tiene sus ventajas. No sólo por el medio millón de toneladas de fotos estúpidas que se pueden llegar a hacer desde el coche sino porque en alguna pausa le da a uno por ponerse a divagar.

Suelen salir historias muy interesantes que desgraciadamente nunca llegas a terminar. El conductor(a), entre extrañado y preocupado, siempre acaba preguntando: ¿qué te pasa?, ¿te encuentras bien? Estás muy callado...

La última vez que estuve en esta tesitura andaba yo dándole vueltas al tarro. Estábamos parados en un peaje y a lo lejos se veía perfilada la silueta de las montañas de enfrente.

Se me ocurrió pensar cómo sería todo hace un siglo.

Sin coches, ni carreteras, ni aire acondicionado, ni CD (¡sin música, tíos!), sin estaciones de servicio con pelis porno y cocacola y patatas fritas, sin secador ni espuma para el pelo, sin desodorantes en barra, dieciocho quilómetros te podían llevar todo un día y la mera posesión de un libro era un lujo al alcance de no todo el mundo... La lista es interminable. Añade tú lo que te pete...

Me puse a imaginar cómo sería el mismo recorrido, a pata, con un burro cargado con fardos, con alpargatas, barretina y una pajita en la boca. El calorcito... el ir andando relajadamente... el airecito con olor a montaña... el silbar cualquier tonadilla... los pajaritos y pajarracos haciendo ruido...

Y hasta aquí llegué.

... ¿qué te pasa?, ¿te encuentras bien? Estás muy callado...


¡Hala! Como los borregos...

 

Celos primaverales

29.05.2002 s3r raRØ ·17·

Mi novia tiene celos de los árboles. Sí, sí. Como lo oís. Se pone de mal rollito cuando miro para arriba y comento lo muy guapos que se ponen por primavera.

Pero... ¡Soy Aries, coñe! ¿qué queréis? Nací a principios de abril, cuando todo se pelea por salir.

Se dice aquello de que a los Aries nos gusta el rojo por que es el color de la sangre guerrera, pero no es cierto. El rojo que nos pone es el de los brotes del rosal joven, el rojo inmaduro de lo que se pelea por crecer lo suficiente para sobrevivir.

Cada primavera. Cada puñetera (puta) primavera.

Los que nacimos por estas épocas tenemos eso. Nos tenemos que reinventar cada año, así que llega abril. Y raro es el año que no aparece un cabrón que te pisotea todos los brotes y... vuelta a empezar.

Es por todo eso que, a pesar de mis alergias y de ser un urbanita convencido, me gustan tanto los árboles. Y el escándalo de los pájaros por la mañana, ya sean golondrinas o pericos. Ponen un poco de variedad al gris del cemento, del asfalto, al ruido de los coches y del cerrar de las tapas de los containers de basura...

Y si queréis que mi felicidad matinal sea completa, Bireli Lagréne recién levantado. Un guitarrista gitano francés que toca a lo Django Reinhardt. Para que os hagáis una idea, es algo así como la banda sonora del noventa por ciento de las películas de Woody Allen.

Árboles, golondrinas, guitarritas cachondas... todo vale, con tal de sobrevivir cada mañana...


¿Alguien sabe qué bicho es este? (Me lo encontré en un rosal...)

 

Desmemoriao

03.05.2002 s3r raRØ ·16·

A mis "titantos" años además de memoria ando perdiendo la vergüenza por todas partes. Sólida, líquida o en ventosidades, lo cierto es que no consigo retenerla de ningún modo. Era tan mala compañera que le cogí un poco de ojeriza... Pero la empiezo a echar de menos.

Ahora cuando algún yayo me ve la cámara y me pregunta si me gusta la fotografía le digo que no, que lo que me mola es la pornografía, pero que carezco de credibilidad y las jovencitas con buenas tetas no me hacen caso, que si podría hablar con su mujer, o su hija, o mucho mejor su nieta para que posara para mí.

Resultado: fotos a piedras, flores, cielos, los hijos de mis amigos, algún retrato furtivo, perros, gatos y pericos... a cualquier cosa que se deje. Nada atrevido o comprometido. Se me resiste.
Eso sí, aún no me han zurrado, que yo recuerde.

Ahora se lleva lo de la "caza del reportero gráfico". Los Ultra-Sur parece que han abierto la temporada en ese tema. Yo que tengo el placer de convivir diariamente con un montón de periodistas y fotógrafos he de reconocer que tienen lo suyo y que, como todas las profesiones, está llena de cabrones. Insisto en lo de todas las profesiones.

Pero lo de atizarle a alguien sólo lo utilizo como una forma de hablar. No es que sea un cobarde, que también lo soy. Es que siempre he creído que después de 2000 años de cultura occidental no parece que hayamos avanzado mucho. No conseguimos diferenciarnos de los animales.

Por más que lo pienso no encuentro solución a lo de la violencia.
La testosterona sigue ganando la batalla a la inteligencia...


Os puedo asegurar que es más inteligente que yo... (... fácil, ¿no?)

 

Se lo ha tragado

03.04.2002 s3r raRØ ·15·

El jueves pasado cerraron el Martinet.

Un simple restaurante, pero de esos que se convierten en signos de identidad de un barrio, con un montón de años a sus espaldas. Se lo ha tragado Diagonal Mar.

Cristina me explicaba cómo su padre había sorprendido a Mariscal mirando cómo se secaban los trapos de la cocina, recién lavados y tendidos en el patio trasero, buscando vete tú a saber qué inspiración.

Un lugar del que El Xaval de la Peca, alter-ego de Marc Parrot, decía que era de los pocos dónde se podía ver comer juntos al jefe y al currante. Un lugar de esos en los que lo importante no es el aspecto, ni el color de las paredes, ni la fachada, sino lo que te estás comiendo; el fondo, no la forma. Una antítesis de estos tiempos frívolos en los que vivimos.

Pertenece a esa Barcelona que se están empeñando en hacer desaparecer. Yo llegué a conocerlo demasiado tarde. Aún no he comprendido qué significaba para un barrio como Poblenou. Pero sí que llegué a ver lo que significaba para la familia que llevaba ese restaurante... Y ese jueves estaba a tope. Fue un día durísimo. Hasta los de Catalunya Radio vinieron a grabar la última bajada de persiana; el cerrojazo final.

A riesgo de parecer grosero, Sr. Clos, váyase usted a la puta mierda (... usted y su BCN fashion... con su tranvía,... su vibrador de las Glorias,... su recolocación de los encantes... [añadir lo que proceda]...)


¡Eso es todo, amigos!

 

Pasa a veces.

13.03.2002 s3r raRØ ·14·

 

Algunas veces parece que todo se desmorona a tu alrededor. Como esos juguetes viejos que de repente deciden dejar de funcionar, o se te caen de las manos, rompiéndose en mil pedazos, el más grande de los cuales no merece ni ser guardado como recuerdo futuro.

Por mucho que quieras evitarlo, ocurre. Todo a tu alrededor se hace mierda, dejas de apreciar qué es lo correcto, se te malinterpreta, te peleas...

No quieres molestar a los que están cerca y piensan que no les quieres. Y los que quieres parece que no están. Te peleas con quien debes, pero parece que no debes. O peor aún, crees que te peleas con quien puedes y te sientes un cabrón abusica. Al final te arrepientes. En el fondo da igual, porque si no lo hubieras hecho te sentirías un cobarde...

Es ese "algunas veces" que decía al principio, que se te mete en el cuerpo y se deja notar en todo tu entorno. Y no sé cómo combatirlo.

Suele dejar muchos destrozos y cadáveres por el camino a su paso. A lo huracán. Espero que esta vez no sea como la última. Aquello fue más como un bombardeo. Me tapé la cabeza y cuando salí a ver, quedaba bien poquito...

Queda el consuelo de que hay cosas de las que se destruyen que son para bien.

En medio de ese "algunas veces" me enteré de que el texto que escribí sobre Safiya (Safiya: 29/ 18 December 01) era erróneo. Las imágenes del vídeo no pertenecían a su lapidación. Aún estamos a tiempo para salvarla. Pero sólo quedan unos días. No hay que dormirse.

Amnistía por Safiya

Rompamos la página en mil pedazos.


Aún estamos a tiempo.

 

¡¡¡Ssssshhhhh!!!!

28.02.2002 s3r raRØ ·13·

Me resulta difícil escoger entre "verborrea" o "verborragia", términos que el diccionario define como "locuacidad excesiva".

Miento.
En realidad me decanto claramente por la palabra verborragia, que suena como si a "verborrea" le sumásemos "hemorragia".
Hemorragia verbal, ¡haaala!
¡Como si chorreasen las palabras!
De nada me sirve que intente disfrazarlo con el bonito concepto de "semántica recreativa". Es una catarata de cretineces, de no dejar hablar a los demás, de venga tonterías,...

Pronunciad la palabra con mala leche. Con saña.
¡VER-BO-RRA-GIA!
¡Que rabia tiene la puñetera! ¡y cómo se deja pronunciar!

Aunque, como todo en este mundo, tiene su contrasentido.
No sé si a todos los que padecemos este mal nos pasa lo mismo... pero yo también disfruto como nadie de la soledad, de los momentos de contemplación, del silencio...
... y me sorprendo a mí mismo con cosas como quedarme mirando cómo se quema una barrita de incienso...
... o con el tranquilo ritual mañanero de prepararme el té mientras espero que vaya entrando la luz y el ruido de la calle en casa...
... y miro el cielo...
... y planto el trípode... cargo la cámara...
... y me digo, mientras apunto con ella hacia arriba,...

... ¡¡¡ssshhhhh!!!...


(¡Cállate, joder!)