macro raro

El Soldadito

18.03.2003 s3r raRØ ·24·

Tengo el privilegio de disponer de chófer. Nada tiene que ver con la pasta, que por ahí voy fatal. Es que mi querida prefiere conducir.

Como soy de un natural indolente no me preocupa demasiado. Si estás con ganas de darle al cráneo, fantástico; si no, relax. Y si estás hiperactivo tienes dos opciones: o montas un número de baile patético-surrealista, a grito pelao, berreando lo que suene en el cd o, opción menos peligrosa, pillas la cámara de fotos.

No es que no tenga dotes artísticas, no. Soy un excelente bailarín (preguntad a mi novia, o a mi hermana…) y un cantante de calidad muy contrastada (nunca sabré que coño significa eso, pero queda güais…). Es que en el reducido habitáculo del coche, animado por el buen rollo del fin de semana y harto de estar atado al cinturón de seguridad se pueden producir "pequeños" accidentes, y más si estás escuchando "Cabrón" de los Retjot Chili Pipers.

Pues eso. ¡Pudiendo montar semejante "pollo" y tú cámara en mano! Cuando llevas más de doscientas fotografías de masías, cielos y arbolitos empiezas a tirar fotos del retrovisor, del salpicadero, de la chófer de perfil, de los peajes y de repente…

… de repente te encuentras con esa mirada intesa, fija, penetrante... te está vigilando… lo ha estado haciendo todo el tiempo… cada vez que subes al coche… estático y paciente… sin desfallecer por las inclemencias del tiempo… implacable…


… como un soldadito.

 

De un tirón.

18.02.2003 s3r raRØ ·23·

A veces es difícil escribir.
No estoy buscando excusas.
Da igual que hayas cambiado de trabajo y de casa, que el 30% de la costa de la península esté cubierta por una especie de moco negro, que te den por culo las Navidades, que esté a punto de empezar una guerra, que un montón de millones de personas salga a la calle a manifestarse por toda Europa y tú estés convecido de que no se les va a hacer ni puñetero caso.

Da igual que el presidente de "tu país", el líder de la oposición y el alcalde de "tu ciudad" parezcan sacados de un mal chiste de Los Teleñecos o que las jodidas excavadoras estén dejando sin luz en pleno invierno a la mitad de la población... ¡y, encima, tú no has salvado el documento donde estabas escribiendo esto, justo en el momento del apagón!-.


La culpable.

Da igual que te hayas tenido que comer "Moulin Rouge" (¡patillera... patillera!) el domingo por la noche mientras estaban dando los resúmenes del fútbol por la tele o que te haya abandonado la señora de la limpieza. Todo ello en unos tres meses escasos, y me dejo cosas por no convertir esto en un confesionario, que es exactamente lo que es... no hay excusa.


Hay gente que con una sola de estas circunstancias no sólo se pone en marcha sino que es capaz de ganar un Pulitzer. Pero yo no. Yo me vuelvo perro.
Lo que ha hecho que me ponga de nuevo delante de un papel en blanco ha sido algo mucho más banal. Muchísimo más.

Esta mañana me he dejado la cartera en casa. (¡cabreo!)
Me he dado cuenta justo delante del torniquete de entrada al metro. (+ cabreo)
Quería llegar pronto a mi nuevo curro a ver si dejaba listo alguno de los tres o cuatro cuentos que tenía empezados. (mucho + cabreo)
He tenido que volver a casa a buscar la puta cartera. (25 minutos + de cabreo, con la Torre Agbar de fondo de postal...)

He llegado aquí.
He abierto el word.
Esto me ha salido de un tirón.

 

La última del señor bigotón

14.11.2002 s3r raRØ ·22·

nepotismo: m. Favoritismo para con los parientes o protegidos: el ~ de los papas del Renacimiento

Lo que nos faltaba. Ahora su señora se va a dedicar a la política. Ayuntamiento de Madrí, nada menos. Este país está definitivamente volviendo a ser lo que era.

Aún está fresco en la memoria el recuerdo de la boda de su hija con un tipo de apellido impronunciable. Si alguien se leyó el periódico al día siguiente vió que había un bonito recuadro donde se explicaban las excelencias culinarias que se ofrecieron en el evento. Un tal José Luis, con un presupuesto de unos 120 euros por cubierto, había concebido platos de complicado nombre, entre los que se encontraba la "perdiz estofada al aroma de frambuesa".
Si tenemos en cuenta que eran como unos mil comensales, lo que nos da es un tremendo... ¡holocausto perdiz!

Ya no puedo ni imaginarme cuál será el próximo movimiento en esta partida, pero lo que sí detecto es un aumento de ese tipo de actuación a mi alrededor. Nepotismo y enchufismo por todas partes. ¿Aptitudes que se valoran?: docilidad, ambición y ser familia de "alguien". No hay sitio para los demás.

Nunca he sido una persona muy activa, políticamente hablando, pero creo que si esto no cambia se avecinan tiempos duros. Llamadme pesimista si queréis.


¿A que da asco?

 

El kulumpio

11.10.2002 s3r raRØ ·21·

Suena de fondo David Sylvian...  "Secrets of the Beehive".
Estoy pasando páginas en uno de mis álbums de diapos y entre los colorines enmarcados me encuentro con un fondo marrón. Enfoco la vista y aparece el asiento de un columpio suspendido sobre un charco. El resto se adivina reflejado en el agua.


Ahora está lloviendo...
 

Cojo la caja del compact y miro los títulos de las canciones: September... The boy with the gun... When the poets dreamed of angels... Mother & child.. Let the happiness in... Waterfront...; todos se pueden asociar de algún modo a la imagen... me da un ataque de melancolía y se me ocurre algo tan manido como "se me escapa el tiempo entre los dedos"...

Si mi pensamiento hubiese seguido por ahí habría conseguido convertir el día en una auténtica mierda a base de nostalgia oscura y lluviosa.

Pero me ha dado por otro lado.
Me ha dado por pensar en la textura que tendría el tiempo escapándose en la mano de uno.

¿Arena?
¿Moco?
¿Bolitas de porexpan?
¿Cristales de fluorescente roto?
¿Miel?
¿Azúcar?
¿Blanco o moreno?
¿...?

Quizás depende de la persona. O del día. Habrá días que es como humo, otros como agua...
Y habrá algunos que será una jodida bola de petanca. No se "escapa entre los dedos". Se "cae de la mano".
Y seguramente va a joderte un pie.

No sé... dadme ideas. Igual sale algo curioso.
¿Que textura tendrá el tiempo?

 

Cosas de brujos

17.09.2002 s3r raRØ ·20·

Ya desde muy pequeño oía por casa que éramos un poco brujos. Por ascendencia de mi madre, mayormente. Parece ser que los Hernán-Pérez, su segundo apellido, son descendientes de los templarios, o los masones, o algo así. Los apellidos compuestos tienen estas cosas.
En esa línea familiar tenemos situada a nuestra querida prima Paqui la cual, entre otras muchas habilidades, practica activamente la quiromancia. Vamos, que lee manos.

A mi me pilló de pequeñín.
Andaba leyendo manos por ahí y en un ataque de "¡yo tambien quiero!" celosillo-cabroncete me planté delante de ella con la palma extendida. No me acuerdo prácticamente de nada de lo que me dijo, sólo de que era una persona de vocación tardía.

Vocación tardía....ya ves.

Aún sigo esperándola, a la puñetera vocación. Empiezo a ser un vocacional de esperar mi vocación. Hago montones de cosas diferentes esperando a que un día coja la vocación y le dé por presentarse.
Pero lo que no se me había ocurrido pensar hasta ahora era hacer cosas chungas. Sí, sí. Algo malo. ¿Por qué una vocación tiene que ser algo positivo? ¿O bueno? ¿O de lo que uno se sienta moral, profesional o socialmente satisfecho?
¿Y si uno quiere ser terrorista, tirano genocida, puto o chapero, directivo parásito, borracho, político... no sé... juez en Pakistán?

De momento lo que sí se me da bien es mirar la televisión.


... mírame a los ooojosssss...

 

Gotita

08.08.2002 s3r raRØ ·19·

Muy femenino el tema no es. Pero después de esta temporadita de sequía literaria pre-vacacional cualquier tema me parece bueno para empezar a darle a la neurona. Y la foto lo ponía a huevo.

Uno de los trucos que acostumbro a utilizar para no quedarme con la dichosa "última gotita de marras" es bajarme del todo los pantalones al hacer mis necesidades. Es la única manera de relajar lo suficiente todas y cada una de las partes del cuerpo que entran en tan delicada operación.
Ni que decir tiene que me tengo vetada la acción en los urinarios públicos. No me gusta la idea de convertir mis nalgas en un escaparate. La cosa se complica bastante. Uno no puede esperar a tener el estado mental adecuado para ir al lavabo. Básicamente cuando has de ir, has de ir. Y punto. Luego, para terminar, viene cuando te encuentras con el "pollo".
He probado de todo, desde la sacudida más enérgica -con el peligro que ello conlleva- a iniciar respiraciones profundas rollo nirvana de libro de autoayuda. Nada. La operación requiere tiempo, además del trocito de papel de water -no siempre disponible-. Envidio a esos machotes que llegan, se la sacan, empujan, sacuden y luego suben la bragueta que parece que se la van a pillar.
Si alguien conoce un sistema efectivo agradecería que me lo comunicase.

Gracias.


... libertad...